Sitio oficial de Henri Gelencser  
 
  Evidencia extraterrestre 20-09-2017 12:55 (UTC)
   
 

Evidencia extraterrestre (Primera Parte)

A menudo escuchamos que no existen pruebas que evidencien la existencia de vida en otros planetas, y mucho menos la visita de tales “seres” a nuestro planeta. Ya nos hemos acostumbrado a que nos repitan que sólo se cree en aquello que es demostrable y en lo que está “científicamente” comprobado, queriendo decir con esto que la “hipótesis extraterrestre” queda fuera de esa categoría. Claro que esto demuestra una gran ignorancia en aquellos que utilizan estas frases como bandera, ignorancia del método científico y, por sobre todo, ignorancia de la existencia de contundentes pruebas y testigos de estas realidades.

Por: Henri Gelencser

amigo_21.jpg

En la gran mayoría de los descubrimientos científicos, se establece, previamente a las conclusiones, una hipótesis, la cual luego será descartada o confirmada por los pasos siguientes y la consecución (o no) de pruebas. Este ha sido el mayor patrimonio de la ciencia, las mentes que se atrevieron a generar hipótesis (a veces de apariencia descabellada) las cuales nos dieron los más grandes descubrimientos científicos.

Se trata de un derecho y un deber de todo investigador el pensar en una alternativa diferente, nunca antes sabida, para explicar los mas diversos misterios.

Tal es nuestro caso, que sostenemos una hipótesis sustentada en suficiente evidencia y abundantes pruebas y testigos. Creemos que la Tierra ha sido visitada periódicamente desde su origen por seres procedentes de otros lugares del universo, seres aparentemente de una avanzada tecnología.

Claro que tal posibilidad es rechazada (sin argumentos racionales) por los historiadores ortodoxos, sumergidos la mayor parte de ellos dentro de una cultura que se asienta en las creencias religiosas occidentales. Haciendo subjetivas sus “sólidas” bases para fundamentaciónes “científicas”.

Por nuestra parte, sostenemos que la Tierra ha sido visitada desde hace millones de años por civilizaciones extraterrestres, mucho mas antiguas que la nuestra, del mismo modo que ha sido soporte de vida temporal de otras humanidades terrestres, mas avanzadas que la nuestra, hoy desaparecidas.

Sólo una arcaica y desfasada visión, antropocéntrica y excluyente, del hombre de la Tierra en el universo, negaría tal hipótesis.

Una reflexión previa

Según Carl Sagan, científico norteamericano, físico, doctorado en astronomía y astrofísica, y asesor de la NASA durante 30 años, existen 100.000 millones de galaxias en nuestro universo local. Nuestra galaxia (la “Via Lactea”) tiene 400.000 millones de estrellas, pero promedialmente cada galaxia cuenta con 100.000 millones de estrellas. Estas cifras nos pueden parecer abultadas pero seguramente nos cueste tomar conciencia de la magnitud de estas cantidades. Para tener noción vamos a realizar un breve ejercicio:

Vamos a imaginar que tenemos todas las galaxias existentes dentro de nuestro campo visual, supongamos que tenemos la posibilidad de contarlas, y que comenzamos el conteo a razón de una galaxia por segundo, lo que significa que a cada segundo que pasa sumamos una galaxia a nuestra cuenta. ¿Saben cuánto tiempo nos llevaría contar todas las galaxias existentes? ¡Tardaríamos 3.200 años en completar la cuenta! Y si hiciéramos el mismo proceso para contar las estrellas existentes, tardaríamos en contarlas todas 320.000.000 años (¡trescientos millones de años!).

Claro que esta cantidad de galaxias y estrellas (sin hablar de planetas) no prueba la existencia de vida extraterrestre, pero deja clara la probabilidad y deja en evidencia lo improbable de que seamos los únicos en el universo.

Vestigios en la historia

Los hallazgos arqueológicos vienen aportando verdaderas evidencias de visitas extraterrestes en forma sistemática y continua.

Tales son los casos de las pinturas rupestres que en diferentes puntos del planeta y datados en todas las eras nos hacen sospechar mediante sugerentes figuras.

amigo_4.jpg

Esta pintura corresponde al periodo Neolítico, que se desarrolló entre el mesolítico y la Edad de los Metales. El comienzo del Neolítico varía según las regiones: En Egipto y Oriente Próximo tiene lugar. 7.000 a.C.; en el Mediterráneo oriental, 4.000 a.C., y en Europa occidental, 3.000 a.C.
Fue descubierta por el arqueólogo Guergui Chatski, en la región de las cuevas de “Ferghana” en Uzbekistán (una de las antiguas repúblicas soviéticas). Popularmente se la conoce como “El Hombre de Marte”.

Se puede distinguir sobre las montañas un objeto semejante a un OVNI, que asciende o baja en una columna de humo, y debajo en el suelo, un extraño ser con un casco dotado de antenas, extendiendo su mano derecha. Es significativa también la presencia en el cielo de tres cuerpos celeste (el Sol, la Luna y…), dos sobre las montañas y un tercero algo más a la derecha. En primer plano y a la derecha también, aparece otro ser de rostro “extraño”, con un disco en la mano y que parece estar enfundada en un guante.

amigo_9.jpg

Este claro modelo de aeroplano precolombino descansa en el museo del oro de Bogota. Durante mucho tiempo se creyó que se trataba de un ornamento religioso, hasta que el Instituto de Aeronáutica de New York se intereso por el objeto y, luego de estudiarlo, reveló que se trataba de una maqueta de un aparato que podía volar como un moderno avión (¡)

Estas son solo algunas de las determinantes pruebas que existen sobre la influencia de civilizaciones avanzadas, tecnológicamente, sobre las culturas antiguas de nuestro planeta.

En futuras entregas analizaremos otros ejemplos de los tantos vestigios en la historia.

Extraterrestres en las civilizaciones antiguas

“ Así Kardam hizo uso de su poder y produjo una “vimana”, que podía viajar obedeciendo a su voluntad… tal como el aire pasa en todas direcciones, así él viajó por los diversos planetas” (Texto hindú de hace 4000 años)

“…hace largo tiempo que las gentes de Etiopía pasaron por aquí, conducían un carro como el de los ángeles y volaban mas veloces que el águila en los cielos” (Texto del Kebra Negast de hace casi 2000 años)

¿Por qué los “dioses” de la antigüedad venían del cielo? ¿Por qué siempre venían volando y, en muchos casos, en aparatos increíbles?

¿Cómo pudieron los hombres de hace 3000, 4000 años o más, imaginar siquiera estas maravillas, cuando solo las aves podían volar? ¿Quiénes eran esos “dioses”?

Son tan determinantes las pruebas que demuestran que en nuestro pasado, los conocimientos humanos estuvieron por encima de nuestro nivel actual que no nos queda otro remedio que rescribir la historia.

Los restos encontrados en las ruinas de las más antiguas civilizaciones, son concluyentes a este respecto y la afirmación de que la evolución del hombre ha sido lineal y progresiva ya no se sostiene.

En realidad, todo indica que, a lo largo de millones de años, en la Tierra han existido distintas humanidades, con grados de evolución diversos que tuvieron contacto directo y cercano con “dioses” voladores venidos de las estrellas, que les instruyeron en conocimientos que aún hoy ignoramos.

amigo_6.jpg

Las pisadas humanas encontradas en Paluxy (Texas) junto a las de un dinosaurio, animal “oficialmente” desaparecido hace millones de años, así como los objetos tallados por el hombre, encontrados en el interior de trozos de carbón fosilizado, entre otros muchos hallazgos inexplicables para la arqueología convencional, ¿estará demostrando que seres humanos habrían convivido con los dinosaurios hace millones de años?

Por supuesto, existe otra forma de explicar esta paradoja, y no es otra que la de aceptar que la Tierra ha sido visitada periódicamente desde el origen de los tiempos por seres procedentes de otros lugares del universo.

De lo que, por cierto, existen indicios suficientes en las narraciones que podemos leer en los manuscritos más antiguos de todas las culturas, muy especialmente en los textos hindúes.
En el RAMAYANA existen “vehículos voladores en los que se podía volar hacia los cielos, las estrellas y a mundos lejanos para luego retornar a la tierra”. Que es esto si no una evidencia de aeronáutica?!.

Nuestros vecinos de Marte

La region de Cydonia en Marte presenta curiosas formas dispuestas en forma “poco natural”.Entre las imágenes obtenidas por la primera misión Viking a Marte en 1976 (realizadas con la intención de encontrar sitios potenciales de descenso para su misión hermana, Viking Lander 2), hay algunas tomas que muestran rasgos de la superficie con formas peculiares, diferentes a las que se encuentran en la geología de la región y los territorios circundantes. A decir de los especialistas, algunos de estos objetos son de una morfología tan inusual que dificultan considerablemente la creación de una teoría que explique el mecanismo de su formación.
La primera de estas características inusuales que llama la atención es un promontorio de dos kilómetros de largo que se parece a una cara humana que estuviese mirando fijamente hacia arriba. La cara fue encontrada en el hemisferio norte de Marte, en el límite entre la cuenca de Acidalia Planitia y la tierra alta de Cydonia Mensae. La semejanza del objeto a un rostro fue notada por el personal de la NASA.

amigo_7.jpg

La posición de la NASA fue descartar oficialmente la existencia de una cara tallada en la montaña, explicando que lo que se veía era un truco de luz y sombra, claro que no tuvieron el cuidado de ponerse de acuerdo, ya que también dijeron que se trataba de una formación natural (¿¡una formación natural!?), aunque no existen vestigios de cordillera alguna ni montañas similares en toda la zona.
También encontramos en la región, una construcción con un orden matemático perfecto, con constantes geométricas repetidas en toda la disposición de las formaciones en toda la región de Cydonia. Constantes matemáticas imposibles de generarse en forma “natural”.
De acuerdo a Nature –una de las revistas más prestigiosas en el campo científico– hombres de ciencias ingleses y norteamericanos recientemente reconocieron la posibilidad de que el planeta Marte pudo haber estado habitado por seres inteligentes hace miles de años, como conclusión de un estudio que partió del análisis de restos de un meteorito (Allan Hills 84001) que se separó del planeta, “seguramente a consecuencia de un cataclismo cósmico”.Las pruebas de sus ciclópeas construcciones, constituidas en una esfinge y tres pirámides, no desmienten tal hipótesis. Sin embargo, es un hecho: a la luz de los nuevos redescubrimientos, los mitos se derrumban y las antiguas leyendas y mitologías cobran su real dimensión.

 Recientemente, el científico Arthur C. Clark, descubrió que existen en Marte ciertas “manchas” de color verde, que tienen un comportamiento muy similar a los bosques de vegetación terrestres. Estos supuestos grupos de organismos vegetales, cambian el tamaño y la intensidad del color de acuerdo a la estación del año marciano. Este prestigioso científico sugiere la existencia de vegetación abundante en estos lugares.

La era moderna de los Ovni

Pero, ¿y que pasa ahora? ¿Fuimos visitados antes y ahora no?

La llamada era moderna de los Ovnis tuvo como punto de partida el famoso caso conocido como el incidente Roswell.

Durante una tormenta ocurrida el 2 de julio de 1947, en una zona a 120kms al noroeste de Roswell, estado de Nuevo México, Estados Unidos, el hacendado William Mac Brazel percibió unos sonidos extraños, que no correspondían a truenos ni ningún hecho habitual, pero debido a la tormenta no pudo corroborar en ese momento.

Al día siguiente, intrigado por el sonido de la noche anterior, decidió salir con un vecino a recorrer la zona a caballo. Rápidamente encontró una zona con unos llamativos y extraños escombros dispersados en forma extensa.

El 6 de julio se dirigió a Rosweel a llevarle algunos restos de estos escombros al comisario. El oficial avisó al aeropuerto militar, que respondió enseguida. Fueron hasta la hacienda de Brazel dos militares y un agente de contareaspionaje (¡), entre ellos el Mayor Jessé Marcel.

El hacendado los condujo al campo y llegar al lugar comprobaron que la zona de escombros era de 1.2 kms de largo y 60 a 90 ms. de ancho, lo que evidenciaba un hecho extraño y de grandes proporciones.

Estos militares emitieron un comunicado oficial, el 8 de julio en donde daban cuenta que habían capturado los restos de un platillo volante!!!

En una entrevista a un medio local Jesé Marcel dijo….”Lo cierto es que se llevaron los restos a Fort Worth (aeropuerto militar)”.

Hay versiones que habrían encontrado tres o cuatro cadáveres. Inclusive, dicen que alguno vivo.

Claro que cuando ciertos mandos superiores se enteraron de los sucedido, obligaron a los militares que encontraron los restos, a retractarse y cambiar su versión. Luego, la fuerza aérea norteamericana realizo una esforzada y calculada campaña para “explicar” el suceso.

A partir de este hecho, que dió origen a la “Era Moderna de los OVNI”, se comenzaron a suceder numerosos hechos y casos del fenómeno OVNI, los cuales analizaremos en futuros artículos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Toda información tomada o copiada de este sitio, debe citar la fuente y el autor: Henri Gelencser www.nuevaciencia.es.tl
  Encuesta del mes


Ustéd conoce lo que es la física cuantica?
Si, perfectamente
Tengo una idéa
No conozco pero me interesa saber
No, ni me interesa

(Mostrar resultados)


  Publicidad
  PRÓXIMAS ACTIVIDADES
ESPACIO BIENESTAR
BVAR ARTIGAS 1989 - MONTEVIDEO
TEL 2401 72 41
44003 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=